Si al MinTIC le quedan grandes debates tecnológicos, déjeselos a la población y a expertos


"Si el Ministerio y el Gobierno se sienten abrumados en su capacidad técnica para entender todos los debates que se vienen, la mejor opción es convocar a la población civil y a las diferentes organizaciones privadas que son expertas en estos temas, y hacerlo de la manera más pública y transparente posible —no a puerta cerrada, como se discutió el infame decreto del servicio de transporte de lujo—", asegura El Espectador en su editorial.

Ese medio critica al Gobierno por su “incapacidad” para regular la entrada de aplicaciones y herramientas como Uber y Netflix en el país. En el caso de la primera, dice, la ambivalencia de las autoridades es evidente, tanto así que los taxistas acuden a vías de hecho para generar miedo en quienes utilizan la aplicación.

“Al día de hoy, los conductores de Uber siguen trabajando sin tener las reglas claras y eso ha desembocado en la violencia irracional e inaceptable que vimos la semana pasada en Medellín y en Bogotá”, agrega el editorial.

En línea con la opinión de ese medio, el columnista Felipe Zuleta se refiere a David Luna como un ministro con un espejo retrovisor que se está empañando. Adicional a la falta de decisión frente a los temas mencionados, le critica que no haya asumido el ‘chicharrón’ más grande que le heredó el exministro Diego Molano: la reversión a la Nación de las redes con las que Comcel y Telefónica Movistar iniciaron su labor en el país.

“El valor del detrimento patrimonial que por tal razón sufriría el Estado puede ser de miles de millones de dólares. Para evitarle al Gobierno Nacional una Reficar de las TIC, el ministro Luna debería contarle al país quién o quiénes son los culpables de que, casi tres años después de la sentencia de la Corte Constitucional que obligó a esa reversión, ésta no se hubiera producido”, afirma Zuleta.

Además, cuestiona a Luna por no dar cuenta de las multas que impuso el Ministerio que tiene a su cargo hace casi un año a los operadores por la pésima calidad del servicio en 2012.

“¿Ya se pagaron esas multas? Ante la desastrosa gestión de vigilancia a los operadores que ejerce esa entidad, ¿nada va a pasar con los millones de llamadas caídas en los años siguientes? ¿Por qué no le hacen caso ni al propio presidente Santos, quien recurrentemente se queja por ese motivo? ¿Quién responde?”, cuestionó el columnista.

Son muchas las tareas pendientes


Otro soporte de la afirmación de El Espectador en cuanto a una “ceguera institucional” en el MinTIC es la opinión de varios operadores de televisión paga sobre el funcionamiento de servicios como Netflix, que no pagan impuestos. En días recientes, Natalia Iregui, vicepresidenta legal y de relaciones institucionales de Directv Colombia, aseguró a ese mismo diario que la televisión pública en Colombia está en riesgo por el no pago de tributos por parte de estas aplicaciones.

“No estamos pidiendo que entre Netflix a pagar lo mismo que yo pago. Pedimos sentarnos y tener esa política pública general para que esos señores deban aportar como una empresa en Colombia, que paguen impuestos”, afirmó Iregui a ese medio.

Informe: Pulzo

Entradas populares