eGPU, la nueva unidad de procesamiento gráfico externa


eGPU es la abreviatura de una “unidad de procesamiento gráfico externa”. El concepto general consiste en conectar un ordenador portátil a una eGPU mediante un solo cable, para aumentar su potencia gráfica en determinados escenarios.

Para una parte de usuarios (entre los que me incluyo) un PC de sobremesa sigue siendo imprescindible en el trabajo u hogar. Sin embargo, su caída de ventas ha sido brutal en los últimos años y es el principal responsable de la caída del mercado PC. Frente a ellos y en la era de la movilidad, el mercado del portátil está al alza principalmente a través de los nuevos formatos “2 en 1″, convertibles, híbridos o transformables.

Fantásticos para movilidad pero -la mayoría- con limitaciones importantes a la hora de trabajar o jugar en un escritorio. Algunas de sus limitaciones en pantalla o periféricos, podemos solventarlos conectándolo a un monitor externo, periféricos como ratón o teclado, o a unidades de almacenamiento externos, pero en el apartado gráfico hay poco que podemos hacer para mejorarlo salvo que nos gastemos mucho dinero en los grandes portátiles para juegos o en una workstation móvil si necesitamos utilizarlo como estación de trabajo.

Y aquí es donde entran estas eGPU que hasta hace poco eran exclusivas de los amantes del bricolaje tecnológico y aún así sin posibilidad de extraer toda la potencia de la gráfica. Además de intereses comerciales, el principal problema ha sido que los puertos de conexión al portátil no han tenido la suficiente capacidad para aprovechar el flujo que llegaba de la tarjeta gráfica.



Todo va a cambiar con el Thunderbolt 3 de Intel, que permite velocidades de hasta 40 Gbps, capaz de alimentar, por ejemplo, dos monitores Ultra HD, mover datos desde soportes nativos HDMI 2 y USB 3.0, DisplayPort 1.2 y PCIe de tercera generación. Combinado con el conector USB Type-C (con el que es compatible) puede ser el primer intento para crear un conector plug-and-play para eGPU.

Y decimos primer intento porque ni siquiera Thunderbolt 3.0 se acerca a los 128 Gbps máximos que permite un slot PCIe x16 3.0 y el puerto seguiría siendo un cuello de botella para algunos de los grandes juegos y si la eGPU incluye una gráfica de gama alta. Hace falta más desarrollo y puertos más capaces pero todo apunta a que la industria está en ello porque hemos visto prototipos en las últimas ferias.



MSI y Alienware ya tienen en el mercado soluciones de “amplificación de gráficos” pero son exclusivas para algunos de sus portátiles para juegos bajo conexiones propietarias. En el momento que Thunderbolt 3 con USB Type-C se extienda no será raro que algún fabricante de gráficas comercialice una eGPU verdaderamente universal. Y seguramente será bienvenida para muchos propietarios de portátiles o convertibles que en determinados escenarios necesitan aumentar su potencia gráfica.

Informe: Muy Computer

Entradas populares